Tierra Nativa | Para cultivar la Sabiduría del Corazón – Semana 2
Tierra Nativa, 7a99bf9c9b9a0de88dd8
2020
post-template-default,single,single-post,postid-2020,single-format-standard,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.15, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Para cultivar la Sabiduría del Corazón – Semana 2

PARA CONTINUAR, PARA HACER CAMINO, PERSEVERA
Las células de los organismos vivientes, se conectan unas con otras a través de canales, para facilitar la detección y amplificación de señales importantes para la vida. Este tipo de conexión se conoce como UNIÓN COMUNICANTE y el mejor ejemplo son los cardiomiocitos, las células del corazón, que pueden conectarse tan bien, que se comportan como una sola célula, con una sola frecuencia de latido.

Este fenómeno está directamente relacionado con la coherencia cardíaca y con la destacada capacidad de percepción de señales sutiles que tiene el corazón, llamadas comúnmente corazonadas, pero que son evidencia de la natural sabiduría del corazón.

Tanto la coherencia, como la sabiduría del corazón, están soportadas por su asombroso campo magnético, 5 mil veces más poderoso que el del cerebro; este campo de radiación que va hasta 5 metros más allá del cuerpo, se comporta como campo/antena que percibe totalidades y significados vinculantes a la vez que emite estados de ser y sentido de correspondencia.

Las conquistas evolutivas en las células, posiblemente sean los primeros pasos de una conquista que como células de conciencia, los individuos, las comunidades, hemos de adquirir. En esto de las Uniones Comunicantes el corazón lleva ventaja significativa sobre los demás órganos, y es tal vez esta una señal de hacia dónde conduce esta epopeya evolutiva: Comprensión, inclusividad, bondad, notas claves del corazón.

 

TRABAJO PARA LA SEMANA 2 (3 MINUTOS):

TRABAJANDO UNIONES COMUNICANTES

Como un hombre piensa en su corazón, así es él.

 

Durante 1 minuto:

Con las manos sobre el pecho, sintiendo tu corazón, sentado/a con la espalda recta y los ojos cerrados respira naturalmente, conciente de tu respiración, centrando la atención en cómo los pulmones al expandirse de uno y otro lado, abrazan el corazón.

 

Luego, durante 1 minuto:

Invoca una cualidad de la naturaleza que aprecies profundamente. Asóciala al estado natural en el que esta cualidad esté más claramente presente, (por ejemplo, un lago en calma en el que se refleja el cielo, las nubes, los árboles, sin ninguna distorsión, asociado a la paz).

Inspira y al tomar el aire Imagina que la naturaleza que contiene esa cualidad, llega a ti, entra a tu corazón, a cada parte y a la totalidad de tu ser; al espirar imagina que tú vas hacia ella, te haces parte del paisaje mientras tu corazón abraza, absorbe e interioriza su cualidad, mientras tu corazón abraza, ofrenda y manifiesta su cualidad.

 

Finalmente, durante 1 minuto:

Respira conciente de la respiración, centrando la atención en cómo el corazón se expande gozoso, abraza todo el cuerpo y se hace uno con la naturaleza, con la cualidad de ese estado natural.

La naturaleza en ti, tú en la naturaleza, establecen UNIÓN COMUNICANTE a través de la cualidad que elegiste, que resuena contigo, que te significa mucho a ti.

Luz Ángela Carvajal
4 Comentarios
  • Angela maria ochoa vasquez
    Responder

    Gracias gracias gracias

    Noviembre 9, 2016 at 2:29 pm
  • Daniela Gómez
    Responder

    Me encanta la sensación de tranquilidad cuando le dedico unos minutos a mi corazón!!!

    Noviembre 15, 2016 at 7:41 pm
    • Hola Daniela
      Cuántos minutos le has dedicado a tu corazón las ultimas semanas?
      No olvides conectarte unos minutos, la vida, tú, todo lo que tu corazón abraza, lo nota

      Marzo 8, 2017 at 1:39 am
  • María Lucía Villegas
    Responder

    EL ÁRBOL DE MI VENTANA

    Tu sombra generosa
    extiende un refugio
    para todos.

    Abierto por entero,
    con toda la envergadura
    de tus ramas,
    recibes alegre
    los agudos rayos
    del sol calcinante,
    y los trocas en fresco
    lugar para el descanso….
    Sostienes en tus brazos
    tus frutos y sus depredadores,
    con igual generosidad.

    ¡Tu nobleza me edifica,
    regalo de verdor!

    Febrero 26, 2017 at 6:03 pm

Publicar un comentario