Tierra Nativa | Para Cultivar la Sabiduría del Corazón – Semana 12
Tierra Nativa, 7a99bf9c9b9a0de88dd8
2196
post-template-default,single,single-post,postid-2196,single-format-standard,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.15, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Para Cultivar la Sabiduría del Corazón – Semana 12

LA LLAMA QUE SE ENCIENDE EN EL INTERIOR, ES ALGO QUE SUCEDE A NIVEL ANÍMICO

 

Luego este impulso anímico, como calor, es transmitido a través de la sangre que baña y abraza todo nuestro cuerpo, repercutiendo sobre lo físico… conforme es la nobleza de la llama.

 

La residencia de la calidez, del calor anímico, es el corazón.  Desde todos los rincones del organismo, el calor encuentra su camino de retorno al corazón, hacia lo anímico, como sensación real que sólo es descriptible como “calidez”; del mismo modo el calor anímico que producimos y cultivamos en nuestra alma, se transmite a la sangre y fluye hacia los órganos.

 

Se da así un constante ir y venir del alma al cuerpo y del cuerpo al alma…. ¡a través del corazón!

 

Comprender al corazón como órgano sensorio capaz y responsable de recibir irradiaciones sutiles de calor a través de la sangre, nos ayudará a comprender en la resistencia que oponemos a esta conexión, la causa de muchas perturbaciones físicas, emocionales y espirituales.

 

Una actitud anímica fría y calculadora, que actúa con impaciencia, con hostilidad, desconfianza, celos, prejuicios, no propicia para que el corazón conecte con el calor que es afín a lo que nos ocupa.  De la misma manera la apatía, la falta de interés por aprender, de entusiasmo por trabajar, debilita ese órgano sutil calórico que nutre desde el corazón la fuerza y la perseverancia.

 

 

TRABAJO PARA LA SEMANA 12 (15 MINUTOS):

 

Cuanto más calor anímico y alegría verdadera sembremos en el huerto de la existencia (la nuestra, la de otros), tanto más fuego orgánico y anímico tendremos disponible para las épocas difíciles.

 

Que cada acción, también cada pensamiento pueda ser acompañado por el corazón con el calor que corresponde a la justa necesidad.

 

Durante 5 minutos:

Con los ojos cerrados, manos sobre el pecho a la altura del corazón, respira, imaginando que el aliento y el calor que brotan de tu interior, encienden la llama de la alegría, del coraje, de la perseverancia, de la claridad de tu corazón.

 

Luego, durante 5 minutos o tanto como quieras:

Continúa respirando, y dirige esa llama con su cualidad, a una parte de tu cuerpo que sientas que requiera de fuerza y calor, a una situación que requiera claridad y perseverancia, a una relación que requiera calidez.  Sólo tienes que aproximar tu corazón, deja que lo demás suceda naturalmente.

 

Finalmente, durante 5 minutos o tanto como quieras:

Aproxima el calor radiante, la claridad, la alegría, la fuerza de la llama en tu corazón, a tus pensamientos, imágenes, creencias, y actitudes, negativas, insanas; susurra casi audiblemente a tu cuerpo, a tus situaciones, a tus relaciones, palabras de paz, de amor, de calidez, de gratitud, conforme brotan de tu corazón al abrazar tu ser.

 

Luz Ángela Carvajal
2 Comentarios
  • Olga Giraldo
    Responder

    Gracias por to lo q me movilizan tus escritos y palabras por esa generosidad

    Febrero 6, 2017 at 4:05 am
    • Hola Olga
      Gracias por tu apertura, por la resonancia con nuestra propuesta; para Tierra Nativa es grato ser parte de tu proceso.
      Te participamos del inicio en Medellín del entrenamiento para cultivar la percepción y la sabiduría del corazón, con el 1º de 3 módulos; te esperamos. En la página encontrarás toda la información

      Marzo 8, 2017 at 1:59 am

Publicar un comentario