Tierra Nativa | Para Cultivar la Sabiduría del Corazón – Semana 6
Tierra Nativa, 7a99bf9c9b9a0de88dd8
2103
post-template-default,single,single-post,postid-2103,single-format-standard,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.15, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Para Cultivar la Sabiduría del Corazón – Semana 6

NO ES EL ADN EL QUE DETERMINA LA MANERA DE SER

Es la manera de ser la que determina la expresión del ADN.

 

Lo que sucede con nuestro ADN depende más de la forma como nos conectamos con los acontecimientos, con los sentimientos, con nuestra propia historia, que la predisposición genética por sí misma (herencia).

 

Desde esta perspectiva las enfermedades o los estados como la ansiedad, la depresión, el insomnio, no son producidos por el azar o los tatarabuelos, la abuela, los padres, o por la deficiencia de una sustancia que afecta el cerebro; el cómo nos sentimos, cómo estamos, qué nos pasa, tiene que ver con lo que elegimos o permitimos (costumbre, cultura, ejemplo), tiene su raíz más profunda en la forma como nos relacionamos con los acontecimientos, las conclusiones a las que llegamos respecto de lo que sucede, lo que creemos de nosotros mismos y del mundo en que vivimos.

 

Todo parece indicar que, más que pensamientos desnudos o repeticiones inconscientes de lo que queremos o no queremos, más que acciones automáticas, son los Estados del Ser, los que tienen el mayor poder sobre el ADN.

 

Los estados del ser tienen un profundo arraigo en las emociones y se vuelven los estados propios del ser que somos en los sentimientos; en cuanto las emociones están acordes con los pensamientos y con las acciones, se llaman emociones coherentes. El grado de coherencia emocional se refleja directamente en la coherencia cardíaca, en los armónicos de las ondas del corazón. Esta ‘voz de la conciencia, voz del corazón’ estos acordes, son los que finalmente afectan el trenzado del ADN y determinan la programación y la forma como se puede expresar el ADN.

 

TRABAJO PARA LA SEMANA 6 (3 MINUTOS):

Entre la genética (ADN) y la expresión genética (la manifestación de la potencialidad genética), está el uso de conciencia.

 

Durante 1 minuto respira, trayendo a tu conciencia y llevando a tu corazón, alguna circunstancia difícil en tu vida actual, que creas que no depende de ti o para la cual no encuentras una salida.

 

Luego, durante 1 minuto o tanto como quieras:
Cierra los ojos y continúa respirando, mientras evocas la bondad, la sabiduría, la humildad, la gratitud, la esperanza, la fortaleza, la ternura, la paz del corazón; imagina que tu circunstancia difícil es una esfera en la que estos estados van produciendo cientos, miles de poros. Siente vívidamente cómo entran la esperanza, la fortaleza, la gratitud, la humildad, la bondad, la sabiduría, la ternura, la paz, a esa esfera.

 

Finalmente, durante 1 minuto o tanto como puedas:
Con las manos sobre el pecho, agranda el poder de tu corazón mientras respiras más profundamente, confiando en el poder de la conciencia enfocada en tu corazón, y repite susurrando: asumo mi responsabilidad frente a ‘esto’ (la dificultad). Sonríe.

 

Luz Ángela Carvajal
3 Comentarios
  • María Jaramillo
    Responder

    Estar en una circunstancia difícil y encontrarse de repente con una mano tendida y esperanzadora es muy gratificante. Esta es la experiencia que hoy vivo con este trabajo para la semana. Lo necesitaba con urgencia, lo haré con dedicación.

    Diciembre 13, 2016 at 10:35 pm
  • Hola María
    Cómo va tu trabajo de cada semana? Ahora tu mano puede tenderse para ayudar a otros?
    Esa es la meta, gracias por habernos permitido ser parte del camino

    Marzo 8, 2017 at 1:51 am
  • Virginia Bernal
    Responder

    Hermoso ejercicio. Me interesa recibir información. Gracias

    Septiembre 21, 2018 at 6:54 pm

Publicar un comentario